Infierno, Cielo, Infierno Parte 2:

Quiero comenzar esta parte admitiendo que fui egoísta al querer ser madre, después de lo que mis doctores me habían aconsejado, no me arrepiento, quizás no fui la mejor mama, me la pasaba mucho tiempo entre hospitalizaciones y trabajos durante la mayor parte de la infancia y adolescencia de mis hijos, posiblemente no fui lo que ellos esperaban de mí, pero de algo estoy segura y es que ellos fueron y son el motor que me empuja a luchar y seguir viviendo y aunque ellos ya son adultos, los necesito para poder continuar esta lucha y sé que ya ellos a mí no me necesitan pues ahora ellos tienen sus propios motores para ser felices.

En busca de mejores doctores llegue hasta Miami en Florida, yo vivía en Kissimmee, eran 4 horas en carro, encontré a un neurocirujano que me diagnostico un problema con mis discos lumbares y sería una cirugía un poco difícil debido a la fusion que yo tenía, así que el decidió llamar a otro cirujano amigo de el para que le asistiera, lo que yo me entere después es que ese Neurocirujano acababa de recuperarse de una cirugía de corazón abierto, bueno hicieron la cirugía pero cuando despierto al otro día yo no podia pararme, ni mover mis piernas, me dijeron que durante la operación el doctor amigo de el sin querer rompió una parte en mi columna y necesitaban ordenar unos tornillos que se tardaban 2 días en llegar (Harrington rods), pero inmediatamente el líquido espinal comenzó a salirse por la herida de mi espalda, tuvieron que poner la cama con mi cabeza hacia abajo y los pies arriba para tratar de controlar el problema y el dolor de cabeza que ocasionaba la perdida de líquido espinal que salía como cuando abres un grifo de agua, bueno empecé también a bajar la hemoglobina y me tuvieron que poner multiples transfusiones de sangre y para empeorar todo me dio Meningitis...Lindo cuadro médico.

Lograron después de muchos días en tratamientos, antibióticos y mucho medicamento para el dolor controlar todo y finalmente pudieron abrir mi espalda de nuevo para poner los Harrington Rods, al final pude volver a caminar, pero me pasaron a un centro de rehabilitación por 15 días para terapias. Logro regresar a mi casa y me comienzan unas náuseas y fiebre a los dos días, me operan de emergencia de la vesícula y regreso a mi hogar para que a la semana me tengan que hospitalizar con meningitis de nuevo, era como si yo no pudiera tener un tiempo sin complicaciones, pero no estaba sola, tenía al papa de mi segundo hijo a mi lado al igual que su familia y eso se lo agradezco de todo corazón, también a mi abuela que no le importo cuanto mi abuelo se enojara porque ella prefería estar a mi lado y no con él. creo que ahi fue que ella comenzó a darse cuenta de que siempre tuvo dentro de su ser el poder de enfrentársele sin miedo, el amor de madre dentro de ella al verme en peligro la hizo despertar de la pesadilla, de ese ciclo toxico de violencia doméstica, desde ese momento comencé a ver a una mujer valiente, a una mujer poderosa que se despertaba.

Físicamente pude recuperarme de todo eso, pero caí en una depresión al tiempo que cometí muchas locuras, una de ellas fue la auto destrucción y hasta quise atentar contra mi vida terminando en intensivo, inconsciente por varios días, luego de dos semanas en intensivo, me ordenaron ir a un hospital psiquiátrico, dijeron que fue el caso de intento de suicidio más fuerte que el juez había visto y que era un milagro que yo estuviera viva, pero eso es otro capítulo de mi vida del cual no estoy aun preparada para contar.

Por cierto, el doctor que ayudo en mi cirugía, que se acababa de recuperar de una cirugía de corazón abierto, ese que cometió el error de cortar un pedazo en mi espina dorsal, continúo operando y al mes, en medio de una cirugía murió, creo que en aquel tiempo los medicos no respetaban sus propias limitaciones.

Pero mi odisea de cirugías no termina aquí, aún queda mucho por contar.


Cauda Equina PR Corporation es una organización sin fines de lucro y para poder educar sobre la condición y ayudar a otros necesitamos de su cooperación y donativos.

ATH Movil: CaudaEquinaPR o pueden enviar un cheque a:

Cauda Equina PR Corporation

ATT. Anne Badillo Lopez

4745 Ave Isla Verde

Apt 4B Este

Carolina PR 00979-5415

Telefonos: (939) 336-6266 y (407) 580-9639

Mis dos razones para luchar siempre serán los amores más Grandes de mi vida.





6 views0 comments

Recent Posts

See All